Rajoy ya no tiene a Umbral en El Mundo

Logo El Mundo por Dentro 

Por Arcadi Espada (Blog El Mundo por Dentro, dedicado a analizar lo que sucede en este periódico)

El periódico no ha perdido un minuto con la sucesión de Rajoy. Está por ella. Al periódico le gustan las noticias y muy especialmente la posibilidad de influir en las noticias. La misma noche electoral interpretó en clave melodramática un “adiós” del candidato, dicho porque no sabía cómo irse del balcón y redicho porque un señor gallego jamás se despide a la francesa.

La interpretación del adiós es puramente extraordinaria: el periódico no sólo quería echarlo aquella misma noche, sino que encima pretendía que el candidato estuviese de acuerdo. El periódico se atreve con Rajoy porque ya no está Umbral para hacerle la apología.

Por si el candidato no estuviese enteramente de acuerdo con la sentencia el periódico despliega hoy una impresionante artillería. Casi diría que lo de menos es el editorial. Que, por cierto, incluye una alegoría taurina de una explosiva brillantez: “Los pírricos vencedores de entonces llevaban la estocada en el cuerpo”. ¡Qué maravilla cruel y exacta sobre las últimas victorias de Suárez y González! Con el editorial de frente el periódico carga la suerte en todos los terrenos. La sentencia de Bossuet en el frontispicio: “La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir”. La foto de portada, puro guiño de tabloide: Rajoy, Acebes y Michavilla, en la puerta de Génova, debajo del corte de un rótulo que pone “de viajes”. No sé si Chema Tejeda acudió allí con la foto redactada. Como Javi Martínez, que atendió con mucho detalle al momento en que los operarios descolgaban el gran cartel electoral de Rajoy, también en la fachada de Génova, y cuya secuencia abre en cinemascope la sección de España.

Lástima que mientras daba tantas voces el periódico no atendiera a la escalofriante historia (no es la primera ni será la última) de la pareja de sordos londinenses que quieren que les nazca, por selección genética, un hijo sordo. Escalofríos que, por cierto, no debieran sentir los patrocinadores del relativismo cultural, del que esta intención no es más que una muestra selecta. Estoy seguro de que de haber caído en la noticia y en la cuenta, algo habría hecho el periódico con estos sordos tan contentos de sí mismos.

Buenos días 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s